banner ad

Mari Luz, la Hacedora de la Magia de la Navidad

Filed in Comunidad de Madrid, Talamanca de Jarama by on 5 diciembre, 2016 0 Comments
Todo comenzó hace 16 años cuando…
A Mari Luz siempre le ha encantado decorar su casa de forma extraordinaria. Tanto es así que hace ya 16 años, un grupo de niños se acercó hasta su hogar para disfrutar de esa magia hogareña de la Navidad. Ella, que no para de idear, le propuso a su marido, Antonio, y a sus hijos, Guillermo y Marta, organizar un pequeño festival para esos niños a la puerta de su casa. Lo haría el 23 de diciembre. Y así comenzó todo, con un grupo de unos 30 niños a los que Papá Noel recibió en su hogar, junto al fuego de la chimenea, para entregarles un regalo, calor, dulces y un montón de amor.
 
 
mari-luz-talamanca

“Empezamos en el año 2000 jugando y bromeando con los niños. Les decíamos que a nuestra casa llegaba Papá Noel y que todos ellos eran invitados. Papá Noel les daba golosinas, les leía cuentos y les entregaba pequeños detalles. Todo se hacía dentro de casa. Empezaron viniendo unos 30 niños. Pero posteriormente, a través de un cuento que escribí, decidí tomar parte de la esencia del mismo para poder escenificarlo en la calle. Y aquello comenzó en el 2004”, comenta Mari Luz a La Plaza.

Y así desfilaron por la calle Azucenas unas 50 personas entre las amigas y los amigos de sus hijos, además de vecinos y vecinas. Y, como no podía ser de otra manera, según iban pasando los años, se sumaba más y más gente.

“Antes de nada, quiero dar las gracias a todo el pueblo de Talamanca de Jarama y a todos los pueblos de alrededor por tan maravillosa acogida y colaboración.
Al Ayuntamiento de Talamanca de Jarama, con todos sus equipos de Gobierno y sus alcaldes, desde Felipe Díaz, -que le agradezco todo en general, así como el cariño con el que me entregó la placa honorifica-; a José Luis Herrero Barbudo, -que siempre acogió esta fiesta con tanto respeto y cariño-; y a Juan Manuel García Sacristán, al que agradezco que continúe recibiéndonos y apoyándonos en todo de esa forma tan especial.
Ya Protección Civil, agradecerle su paciencia a la hora de poner orden en las colas y en todo el desarrollo de esta fiesta”, señala Mari Luz.

“Ya en 2007, la concurrencia fue mayor y el Ayuntamiento de Talamanca de Jarama, -al que pedimos permiso-, nos permitió poder cerrar la calle. Ese año ya desfilaron unas 90 personas y vinieron unos 1.000 espectadores. Y año tras año, la aceptación ha ido aumentado de tal forma que actualmente somos algo  más de 150 personas; aunque hay mucha más gente que quiere participar. En cuanto al público, son más de 2.000 personas las que vienen y más de 500 niños los que reciben regalos de la mano de Papá Noel. Además, a nuestra hogar entran también unos dos millares de personas”, añade Mari Luz.

¿Cuál es el espíritu de esta gran fiesta?

“El espíritu de esta fiesta es un gran amor hacia los niños y la sociedad que nos rodea. Quiero decir que hay pocas fiestas en la vida en la que podemos reflexionar un poco y atender a nuestra familia y todos nuestros seres queridos.
La mujer hoy en día tiene poco tiempo para los hijos y ese día sirve para que la familia esté unida y que el niño sienta el calor de sus padres y una magia que existe porque los seres humanos somos capaces de hacer esa maravillosa magia. Por eso, en Navidad queremos transmitir de corazón esa maravillosa magia. Y además, Papá Noel existió, era San Nicolás de Barin, un hombre que donó parte su fortuna para ayudar a gente humilde. Y en este caso, en este hogar nos sentimos lo suficientemente generosos como para dar pequeñas ilusiones. Esa es la finalidad.
Yo vengo de una familia numerosa y quizás tenga que remontarme a cómo vivíamos la Navidad, pues era algo muy especial que se vivía a través de la religión católica cristiana, pues nos transmitieron que era el nacimiento del hijo de Dios y debíamos estar felices por ello y ser armoniosos.
Se me quedó muy grabado. Y al ser adulta y ver que en algunos hogares no se puede celebrar esto, -por los motivos que sean-, pensé que para el mundo de los niños era importante hacer algo así con el fin de transmitir ese amor y magia.
Y por supuesto, el personaje que elegí fue Papá Noel para que fuera al principio de la Navidad”.

 
Desde el principio, Mari Luz siempre contó con el apoyo de su marido, Antonio, de sus hijos, Guillermo y Marta, y de sus hermanas.
Pilar, que comienza en agosto a comprar las telas, confecciona y diseña los trajes. Marta, la  repostera, nos deleita con los dulces caseros  que se sirven a la hora de tomar el chocolate. Y como no íbamos a nombrar a nuestra querida Mamá Noel, que tras una dura operación de espalda, año tras año sonríe a todos los niños que reciben de sus manos  caramelos y golosinas. Y Papá Noel, que nos visita el día antes de Nochebuena haciendo un viaje muy especial desde el Polo Norte para poder recibir ese día a cuantos niños pueda en esa noche tan especial para Talamanca y la comarca.
 

“Y por supuesto, nuestros vecinos, en especial Beatriz y todos y cada uno de los miembros de su familia que representan, como nadie, el auténtico espíritu de la Navidad con la representación de los elfos, entre otras muchas cosas. Así como a todos los que desfilan año tras año. Por último, no quiero dejar de agradecer a todas las mujeres del pueblo que anónimamente colaboran con nosotros. Gracias, gracias, gracias a todos”, añade Mari Luz.

En noviembre, empiezan a decorar porque les lleva mucho, mucho tiempo. Ese mismo mes, comienzan con los ensayos tanto del desfile como de los efectos de sonido e iluminación. Es mucho trabajo a lo largo del año para darlo todo el día 23.

Después de 16 años, cuentas con un ejército de personas que quiere unirse a tu magia.

“Pienso en la buena fe de las personas porque todos queremos sacar nuestro lado bueno. Y  ese es el día propicio para ello. Eso también es magia. Y transmitimos a los niños un cariño tan especial que creo que a lo largo de estos 16 años estamos dejando huella en los pequeños. Ya hay adolescentes que viven esto de forma especial sintiendo esa magia”.

Y toda esta gran inversión económica sale de una única familia.

“Bueno, tengo que decir que la zona del chocolate está hecha por los vecinos, -a cargo de Edurne-, que colaboran con un gran cariño, así como por otras personas que ayudan a repartirlo.
Ahora bien, la otra parte, efectivamente es de la familia pero no me gusta hablar de eso porque cada familia tiene unas preferencias en la vida. En nuestro hogar, aunque tengamos una vida normal, nuestra preferencia es el 23 de diciembre, donde nos volcamos a todos los niveles.  Para mi, ese es el viaje más importante del año. Las joyas no me gustan ni los abrigos de pieles y, en vez de comprarme eso, lo invierto en esta fiesta para niños y adultos.
De hecho, hace unos años escribí un cuento que narra este desfile. Pero aún estoy trabajando en él”.

Te dejo seguir adornando, pero antes dinos qué cambios hay este año.

“Este año tenemos dos novedades, además de una sorpresa que no la voy a decir. Uno de los cambios es que la Reina de las Nieves va a llevar un ejército que sólo será masculino; además de que habrá algún cambio en el baile.
Y el otro es que Papá Noel repartirá los regalos al lado de su casa, pero no dentro. Estará en un trono en una carpa, en el jardín de al lado de su hogar. Y, por supuesto, cualquiera que lo desee podrá entrar a la casa de Papá Noel para verla.
Bueno pues, nos vemos el 23 de diciembre, a las 17.00 horas, en la calle Azucenas de Talamanca de Jarama. Muchas gracias a todos, de corazón, y que esta Navidad nos envuelva a todos con su magia, ilusión y mucho amor”.

mari-luz-talamanca-libro

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*